martes, 26 de julio de 2016

La URSS, hermano mayor de la Revolución Cubana

En julio de 1960, después de que un grupo de revolucionarios barbudos expulsara del poder al dictador Fulgencio Batista, el imperialismo norteamericano empezaba a temblar ante la posibilidad de tener a escasos kilómetros a un país socialista. Fidel Castro y la Revolución nacionalizaban empresas petroleras estadounidense, pues la riqueza del suelo cubano era del pueblo cubano. Los millonarios estadounidenses entraban en cólera y clamaban venganza contra el derecho de Cuba a gestionar sus propios recursos. Nacía así lo que se conoce como "el bloqueo" de EEUU a Cuba, prohibiendo el gobierno norteamericano a sus ciudadanos importar azúcar cubano (principal exportación del país caribeño)

Pero Cuba no estaba sola, la Unión Soviética sería ese hermano mayor que defendía al pequeño frente a los matones. En el mismo momento en que se producen las primeras represalias hacia Cuba, el Presidente Soviético, Jruschov, hace saber que la URSS compraría todo el azúcar cubano que EEUU venía comprando hasta ahora. Sin conformarse con este reto hacia EEUU, Jruschov amenazaba recordando que a partir de ese momento EEUU estaba al alcance de los proyectiles soviéticos, los cuales serían usados en caso de que se invadiera territorio cubano. Quizás este tipo de advertencias disuadió a EEUU de una invasión a Cuba, teniendo que "subcontratar" de manera no oficial a los mal equipados invasores de Playa Girón.
Tras la invasión de Playa Girón, de la que oficialmente EEUU renegó, se declaraba el carácter socialista de la Revolución Cubana. La URSS instalaría misiles balísticos en Cuba para defender su independencia, pero EEUU los descubrió antes de estar operativos, generándose una situación en la que se podía acabar en un conflicto de proporciones nunca antes vista. La URSS tuvo que desinstalar los misiles para priorizar el mantenimiento de la paz. No lo hizo gratis, a cambio EEUU también tuvo que retirar misiles en otros puntos del mundo.

Para compensar a Cuba por la retirada de misiles, la URSS aumentó considerablemente los suministros de armas convencionales, para que el pequeño país pudiera ser defendido y para disuadir a EEUU de cualquier intento de repetir lo de Playa Girón.
Cuando EEUU chantajeaba a Cuba con levantar el bloqueo si se rompían los lazos militares con la URSS, Fidel Castro declaraba: "Jamás romperemos nuestros lazos políticos con la Unión Soviética o incluso lo que ellos llaman lazos militares; ¡Por el contrario! En lo que a nosotros respecta, estaremos siempre dispuestos a acrecentar los lazos militares con la Unión Soviética". Submarinos nucleares soviéticos patrullaban las aguas soviéticas a petición de las autoridades cubanas, era un seguro de vida para la paz en Cuba.

Mientras la URSS ayudaba militar y económicamente a Cuba, ésta iba poniendo los cimientos para una independencia comercial y militar. La URSS aceptaba ésta estrategia de desarrollo propio sin dejar de administrar ayuda mientras se conseguía. La URSS compraba a Cuba el azúcar a un precio superior al del mercado mundial, dotaba de armamento de forma gratuita, abastecía de petróleo, permitía demoras importantes en el pago de deuda etc. Esta amistad de la URSS, hizo que Cuba pudiera destinar grandes cantidades de dinero a su desarrollo económico en otros sectores, tales como la educación y la sanidad.
El comercio exterior cubano era mayoritariamente con la URSS y el campo socialista, aproximadamente un 85% en 1990. La caída y desintegración de la URSS y del socialismo dejaba a Cuba en una situación dramática. Comenzaba "el periodo especial" después de que la producción nacional cubana cayera más de un tercio. Pero con sacrificio y con tenacidad Cuba ganó el pulso a la historia. El hermano mayor ya no estaba para defenderla de matones, pero ya había aprendido a valerse y hacerse valer por sí misma. Hoy Cuba y su Revolución siguen resistiendo. ¡Feliz 26 de julio!


Artículo relacionado: La visita a Cuba de Yuri Gagarin


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada